La Cueva de Antoniana en Gilena

Esta cueva artificial calcolítica se encuentra a las afueras de Gilena, en mitad de un campo de olivos y destaca por ser uno de los mejores ejemplo de arquitectura funeraria de la época del Cobre.

Hace 4500 años se utilizaba esta técnica consistente en excavar y tallar el subsuelo para crear estas cuevas con fines sepulcrales.

Los enterramientos consistían en depositar los cuerpos inhumados en los diferentes nichos de la cueva en posición fetal con su ajuar.Los restos de este ajuar se encuentran en la Colección Museográfica de Gilena y en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Para aprovechar el espacio, se recogían los huesos de los antiguos inhumados y se depositaban en las paredes de la cueva.

La cueva está muy bien conservada y se puede entrar en ella.Para verla es necesario concertar una visita en la Colección Museográfica de Gilena, así que si teneis oportunidad id a verla porque seguro que os sorprende..

La Necrópolis prehistórica del Corchao

En Malpartida de Cáceres , camino de la depuradora del pueblo hay una necrópolis tardorromana, formada por una treintena de tumbas excavadas en la roca.
Aunque el lugar está muy abandonado y lleno de cardos y malas hierbas, se pueden ver algunas de estas sepulturas rectangulares..
La mayoría de estas tumbas están orientadas hacia el sur sobre la vaguada y el resto al oeste.
Hay una tumba doble, que parece de un matrimonio..
Y también restos de un lagar
En las inmediaciones vereis una fuente, la del Corchao, por la que recibe su nombre el yacimiento.
Es una pena el mal estado del yacimiento.Debería ponerse en valor, y poner carteles con información sobre el mismo. porque el que hay no se ve nada.

Sendero de la Necrópolis de Osuna

Este sendero comienza al final del Camino de las canteras, en la conocida Vereda Real de Granada.Allí encontrareis este cartel con todos los detalles de la ruta.

A partir de aquí empezaremos a caminar y a unos 400 metros veremos un poste con  una flecha a seguir, indicando la dirección de la «Necrópolis».

La antigua ciudad de Urso, nombre como era conocida Osuna en época romana se extendía en una amplia zona , donde aún pueden apreciarse restos de diversas construcciones como una antigua muralla, el Teatro romano y la necrópolis frente a la que nos encontramos.

La Necrópolis de las Cuevas se situá a ambos lados del Camino Real de Granada, vía pecuaria que hunde sus raíces en época romana, pues era costumbre entre los latinos ubicar sus cementerios en las vías de acceso a la ciudad.

Dicha necrópolis está compuesta no sólo por cuevas, sino también por enterramientos en fosa libre.

En las cuevas que podemos visitar se han  documentado hasta 150 fosas, siendo todas las estructuras artificiales, ya que fueron excavadas aprovechando la poca resistencia del sustrato calcáreo.

Además su arquitectura no es aleatoria.Responde a un plan preconcebido de dotar a la ciudad de un espacio funerario, donde plasmar la religiosidad de la época.

El ritual mayoritariamente documentado es la inhumación, siendo los individuos colocados en fosas que después eran tapadas con grandes lajas.Si bien también hay presencia de incineraciones, aunque en menor medida.

Como curiosidad algunas de estas cuevas aparecen divididas en departamentos con techos abovedados, excavados en la roca, ofreciendo en sus muros pinturas de aves.

Después de visitar las cuevas continuaremos nuestro paseo hasta un cruce que se divide en dos. Podemos elegir cualquier dirección, tanto derecha como izquierda, porque la ruta es circular y nos llevará al mismo punto de partida.

El camino se vuelve más árido, si bien podemos ver campos de olivos a nuestro lado, donde ya asoman las primeras aceitunas..

Incluso divisamos una casita de pastores medio destruida..

Ya estabamos llegando cuando vimos un pony en mitad del campo.

Un poco más adelante, tomaremos el último cruce del camino a la derecha hasta llegar al punto donde el camino se dividía en dos.

Desde este lugar volveremos al punto de inicio del sendero y daremos por concluido nuestro paseo..